Día 15 : Hasta la próxima, París… porque habrá una próxima

Mi último día del Winter Tour 2014 decidió salir lluvioso. Debía de ser que no había tenido suficiente con las nevadas que me persiguieron por Irlanda del Norte y el destino me deparaba más. La verdad es que no me importaba mucho, porque esa mañana (el avión salía a media tarde destino Zaragoza) había decidido dedicarla a visitar el mejor continente que posiblemente puede haber para un museo: Orsay. El Museo de Orsay está dedicado al siglo XIX y comienzos del XX. Digamos que abarca el espacio temporal que hay entre las obras del Louvre y las del Pompidou. Se encuentra en una antigua estación de tren a orillas del Sena, muy cerca del edificio de la Asamblea Nacional y en el tramo del Sena entre la Île de la Cité y Trocadero. Se trata de un edificio espectacular, precioso, que, por lo menos para mí, consigue eclipsar la colección de arte que contiene.

IMG_20140220_120658952

Estás paseando por el pasillo central dedicado a la escultura y constantemente la vista se te escapa al techo acristalado, a las paredes y al reloj. Ese maravilloso reloj que desde la parte superior domina toda la nave para cumplir con la misión de todo reloj en una estación de tren: conseguir que no pierdas el tren. y ahí sigue pese a que hace ya muchos años que no hay andenes y ningún tren entra en este espacio.

IMG_20140220_122717476_HDR

Vas paseándote por la vasta colección del museo, con cosas que te interesan más y otras menos, vas ascendiendo hacia las terrazas superiores por las escaleras mecánicas, hasta que llegas al momento cumbre. Aquel en el que llegas a la parte superior donde han reunido todas las obras del Impresionismo francés, pero que tú olvidas rápidamente porque te asomas a la espectacular terraza que domina toda la estación y desde la que aprecias toda la disposición del museo. Observas como cientos de visitantes como tú parecen pequeñas hormiguitas mientras se desparraman a lo largo de toda la nave central para acceder al as partes que les resultan más atractivas de la exposición. y te quieres quedar horas y horas ahí arriba, viendo la vida de los turistas pasar mientras imaginas que la estación todavía sirve para su propósito inicial y los trenes entran y salen de ella, trenes de vapor como aquellos que poblaron esta estación en los comienzos del siglo XX.

IMG_20140220_131428742

Hasta que en uno de los vistazos al reloj que domina la estación te das cuenta de que tienes que ir al hotel a recuperar tu maleta porque las vacaciones están tocando a su fin y te espera un corto vuelo que te devuelva a la realidad diaria. Y mientras haces eso, mientras vas hacia el aeropuerto, mientras esperas el avión, mientras vuelas, rememoras los 15 días que llevas fuera de tu hogar y piensas que, pese a todas las penurias que te han ocurrido, en realidad ha merecido la pena. Como casi siempre.

IMG_20140220_131440934

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Francia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s